Crónicas sobre Malvinas

0

El capitán de Navío (RE) Rafael Gustavo Molini presentó su libro “Memorias del capitán del Forrest en Malvinas”. En el escrito se narran los acontecimientos vinculados con la posesión de esta nave inglesa, amarrada en el apostadero naval Malvinas, y de las tareas posteriores llevadas a cabo en el archipiélago.
Molini brindó servicios a la Armada entre 1967 y 2011. Sus principales destinos fueron como Comandante del “Forrest” y del Aviso ARA “Gurruchaga”, entre otros además de haber sido director de la Escuela de Armas.
Editorial Grupo Argentinidad es la empresa encargada de la distribución del libro y cuenta con otros ejemplares sobre Malvinas, habiéndose presentado “Memorias del capitán del Forrest” en la pasada Feria del Libro.
El ejemplar cuenta con 200 páginas con fotografías y el prólogo escrito por el periodista Nicolás Kasanzew, único cronista televisivo durante todo el conflicto en las islas.
“Después de mucho tiempo logré atarme a una silla. A la empresa editorial le pareció interesante mi idea, lo que me motivó aún más. Tomé la decisión de hacer un anecdotario, para poder suavizar o intensificar las diferentes cuestiones”, asevera Molini
“La idea es que quede algo escrito. Mi gente, familiares y amigos, siempre me preguntaban y cuestionaban porque no dejaba algo registrado”, refiere el marino. “Cuento historias conocidas por pocas personas, donde inclusive mi familia no estaba del todo al tanto. A pesar de eso, al ser el hermano mayor de una familia, uno tuvo la suerte de haber intercambiado las informaciones y vivencias con padres y abuelos”.
En el libro también presenta cuestiones tragicómicas. Trágicas algunas, ya que en ocasiones se presentaba la muerte, y cómicas debido a que había cuestiones que se tornaban desopilantes. Por su parte, otros hechos narrados tranquilamente pueden ser catalogados como causalidades.
“Al libro lo empecé hace dos años, aunque en un inicio no estaba decidido a hacer un libro de historia. La idea era no emitir conceptos ni buenos ni malos sobre la guerra, además porque es algo que ya pasó. Luego de pulir algunas cuestiones, cuento aproximadamente 15 historias con sus respectivas anécdotas”, sostiene.
“El libro también cuenta mi proceder, cómo tomabas las decisiones y las cosas que hice. El buque, una vez que zarpa, principalmente en una guerra corta las comunicaciones. Emitir en la guerra es pecado mortal, es por eso que ya salíamos con órdenes claras”, confía. “A pesar de eso desde Puerto Argentino se emitían directivas, que naturalmente por un tema de seguridad no eran respondidas”.
“El primero de mayo tuvimos un bautismo de fuego interesante, que está comentado en el libro con lujo de detalles. Siempre le doy gracias a Dios por poder contar todo esto, cuando uno va a la guerra va a convencido a dejar la vida. Hay un antes y después”, enfatiza Molini.
El autor, egresado del ex Colegio Nacional y perteneciente a la promoción 1967, tiene como fin donar un sistema de cámaras de seguridad al establecimiento con el dinero recaudado.
“Durante la guerra tuve mucha libertad de acción, algo que es interesante más teniendo en cuenta que apenas tenía 33 años. Era un joven con instrucción, pero con la lógica inexperiencia para el momento. Lo bueno es que siempre me mantuve firme en mis convicciones espirituales”, recuerda.
“Argentina es un país con potencial humano y material, y con capacidad más que suficiente para ser respetado por todo el mundo. En 1982, si hubiera habido una organización con canales de conexión adecuados, no te digo que la hubiéramos ganado, pero habría que haberle preguntado a la señora Thatcher hasta donde hubiera sido capaz de llegar. Así y todo, Inglaterra pagó un precio muy caro”, finaliza Molini.

Share.

About Author

Comments are closed.